miércoles, 5 de abril de 2017

La esperanza supera la pena

En mi último post dejaba en el aire el resultado de mi última beta. La cual fue, por desgracia negativa, y un nuevo embrioncito se iba sin agarrar en mí.

Soy una persona que, cuando un plan falla, siempre tiene un B o C preparado, y así habían sido estos dos años. Esos planes alternativos me daban las fuerzas, o al menos parte de ellas, para continuar. Pero en diciembre me quedé sin planes. Había probado ya de todo, o eso creía, y me hundí.

En estos dos años había hecho de todo. Había hecho DGP, como me recomendaron en la clínica, porque supuestamente mis abortos eran debidos a que los embrioncitos venían mal...una vez que volví a tener un aborto de embriones sanos (octubre pasado) acudí de nuevo a la inmunóloga de mi clínica y también me consideré cubierta por ese lado. Nada podía fallar. Pero el batacazo vino en forma de número: 5,98. Ese fue el valor de mi beta (de mierda) a 11 días post transfer de un embrión perfecto de 5 días, mirada y remirada y hasta arriba de medicación. 

De la tristeza pasé al cabreo ¿Con quién? Con los médicos, una vez más. 

También estaba triste pero el cabreo me podía. Me pongo muy triste cuando pienso que esos embriones en otra mamá hubieran crecido y me quiero morir. Porque el problema era yo, lo tenía claro ¿Qué me quedaba? ¿Inmunoglobulina? ¿Intralípidos? Ninguno de esos tratamientos podía hacerlos aquí en Galicia. Todo se me hacía muy cuesta arriba.

Por supuesto, la inmunóloga de la clínica ni se enteró de mi fracaso y en la clínica le echaron la culpa al embrión, como siempre. Me negué. Es como echarle la culpa al piloto de un avión que se acaba de estrellar. El desconocimiento profundo en este tema hace que busquen "chivos expiatorios" a su propio desconocimiento. Puesto que nos transmiten siempre que no conocen al 100% el factor embrionario, buscan esa excusa como refugio.

Pero vamos a ver, hicimos DGP precisamente para evitar los abortos y ¿ahora resulta que no es suficiente? Y, por ende, mis embriones son suficientemente buenos para implantar pero los pierdo casi todos...No puede ser. Además, con una estimulación en la que fecundan 17 de los 18 óvulos, 12 son de calidad A a día 3 y 12 llegan a blastocistos ¿Qué mala calidad embrionaria es esa? VENGA YA

Es cierto que los embriones sanos de DGP no son garantía de embarazo, ya que tienen un 60% de tasa de implantación, pero una vez implantados su tasa de embarazo a término es altísima, siendo la tasa de aborto de poco más de un 2%.

Pero, como ya dije en una ocasión, la esperanza supera la pena (y, en mi caso, el cabreo a las dos 😄😄). El plan Z vino solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario